De pompones, niños y otras cosas


Tenía pensado subir esta entrada antes del Cocorocó Saturday Crafter, pero a mí los planes no me salen nunca ^^U Me lío como nadie y al final mil cosas por contaros!
He querido recuperarla porque aunque hace muchísimo calor y a lo mejor de primeras no os apetece el tacto de la lana, creo que os puede ayudar a pasar esas primeras horas de la tarde con los peques en casa mientras esperáis a que baje un poco el sol para poder ir al parque...
 
Hacer un pompón no tiene nada de difícil y si no lo hemos hecho nunca de peques en el colegio, siempre podemos buscar en internet un paso a paso, como éste de Manualidadesinfantiles.net
 Básicamente se trata de recortar dos círculos iguales en cartón con un agujero en medio e ir liando la lana a su alrededor hasta que ya no podamos pasar más la hebra. Cortamos con cuidado alrededor del círculo, separamos un poco los dos cartones, y pasamos una hebra y anudamos. Por último, para dejarlo más bonito, emparejamos un poco las hebras que sobresalen y voilà! Ya tenemos nuestro pompón!

Más que enseñaros a hacer un pompón, yo quería compartir mi experiencia con los niños, porque la teoría está muy bien pero luego con ellos, las cosas cambian...
Cuando me planteé hacer el taller de pompones para niños, lo primero que hice fue probar con las mías para ver cómo se desenvolverían y qué tipo de ayuda por parte de nosotros, los padres, necesitarían. ¡Y qué bien me vino! Esa tarde aprendí de ellas y gracias a ellas un montón de cosas!!

La primera es que Paula es muy pequeña todavía para hacer pompones ^^U A sus 3 añitos, dio tres vueltas a la lana y luego se entretuvo en tirar bocaos a la hebra hasta partirla en trocitos... (Conclusión: Niños menores de 4 años descartados jajaja)
La segunda cosa que aprendí, gracias a Rocío, es que enseguida pillan cómo va la cosa y en cuanto dan varias vueltas cogen rapidez y destreza...
Pero la concentración no les dura mucho y se cansan rápido de líar la lana y muy pronto se hacen nudos y quedan hebras flojas porque quieren acabar ya. Ahí es dónde entra la paciencia nuestra de deslíar, líar rápido de nuevo y animarlos a continuar...
Un truco que yo descubrí para que no se aburran: utilizar distintos colores de lana para hacer el pompón. De esa manera es más entretenido para ellos, la mezcla de colores les encanta y como no tienen que dar muchas vueltas del mismo color se cansan menos (Conclusión:  ¡Qué vivan los pompones multicolor! Aquí os dejo el tutorial  del chulísimo Pompón Over de Rainbow que se marcó Kraftcroch ¡Alucinante!)
Algo que ellos no entienden es lo de rellenar entero el círculo y dejarlo bien gordito para que el pompón sea consistente. Una vez que lo ven cubierto, ya quieren acabar ^^U
Así que si vuestro pompón es para hacer una guirnalda, para decorar un regalo, para pegarlo en una camiseta o sólo por el mero hecho de hacer un pompón con ellos, podéis dejarlo finito y no tener que rellenarlo hasta que el agujero esté cubierto. Saldrá más despeluchadito pero os servirá igual. (Conclusión: Adapta la manualidad a tu necesidad. Para hacer pompones poco mullidos, muchos y rápidos,  quizás debas escoger otro método como éste del tenedor que puedes encontrar por ejemplo en el blog de Baby Productos)
Pero si lo que queréis es hacer un pompón como el pajarito de arriba, tenéis que hacerlo mullido y para eso, queridos papás, nos toca a nosotros dar vueltas a la velocidad de la luz cuando ellos ya no quieren seguir más, hasta que sólo nos quedé un agujerito diminuto. (Conclusión: Papis y mamis, aquí pringamos todos. Sin vosotros, no hay pompón)

El resto es todo imaginación: añade orejas, patitas, picos, crestas... de fieltro de colores y ojitos móviles. La cara de ellos cuando ven lo ven terminado no tiene precio!! (Conclusión: un pompón es un pompón. Un pompón con ojos es el mejor amigo de un niño!!)

Espero que os anímeis y disfrutéis un rato con vuestros peques, ya que la conclusión final de todo esto no es otra que la que les dediquéis a ellos una horita y que compartais juntos una tarea tan chula como ésta ^^
Y para los que no tenéis niños, no os preocupéis!! Los pompones están de moda! Yo por lo menos los veo por todas partes últimamente jejeje Así que prometo otra entrada de pompones para "niños grandes" :P
Mientras, podéis visitar el blog de Dianthusa- París que hizo una entrada preciosa sobre ellos.

Y yo me despido con el reportaje que hizo TG7 para el programa "El Zacatín" sobre el Cocorocó Saturday Crafter ¡Que por aquí aún no os lo había puesto!
Muchos besitos para tod@s y que terminéis muy bien la semana!! ♥♥♥

7 comentarios:

  1. Mi peque tiene casi 3 años y no tiene paciencia para hacer pompones, cosa que me parece normal, pero vi por ahi un tutorial para hacer pompones con un tenedor y asi, si hicimos uno para semana santa.. un pollito al que le pusimos sus adornitos..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que recuerdos!!!!!!!!
    Yo tambien hcia pompones cuando era pequeñica con mi madre, jejejeje
    Un besazo enormeeeeee

    ResponderEliminar
  3. Pero que guapa estás en el vídeo. Un besazo guapa ;)

    ResponderEliminar
  4. A mi me enseño cuando era niña mi abuela y mi tía abuela a hacer pompones, y nunca se me ha olvidado :)
    Es una actividad muy divertida para hacer con niños.

    ResponderEliminar
  5. Los pompones dan para mucho. Aunque haya que echarle un poco de paciencia, el resultado para los enanos seguro que es muy positivo, Yo de pequeña me "jartaba" de hacer pompones con las sobras de los ovillos que gastaba mi abuela o mi tia y todavía me entretienen.
    Qué bonitos multicolor.
    Ay madre mía lo del cocorocó. Se me pasan las mejores en Graná. Nunca me entero de nada...menudos despistes los míos. Ojalá como dicen, convoquen muy pronto una nueva jornada. Me chiflaría asistir a algún taller de esos. El de las cajitas pacacking sobre todo. A ver si a la próxima me empapo de más, jeje.
    Abrazos Melma.

    ResponderEliminar
  6. A mi me encantaba hacer pompones cuando iba al cole, pero ya con más años, con 11 o 12.
    Gracias por el tuto.

    ResponderEliminar