Teddycambio

Parece que le he cogido el ritmo a las entradas del blog otra vez jejeje
Será porque estuve haciendo limpieza de fotos y con ellas en orden es mucho más fácil organizar lo que quieres subir. Luego está el contarlo, pero ya me conocéis ¡Tengo palique para rato! :P
Entre las cientas de fotos que pasé sin mirar estos últimos meses, aparecieron las que les hice a las cositas requetebonitas que me llegaron en el Teddycambio.
El Teddycambio fue un maravilloso Swap organizado por Silvia de El Duende de los Hilos a principios de verano que consistía en intercambiar un osito, hecho con cualquier técnica y material. He querido compartir el delicioso cartel que hizo Silvia para la ocasión y que hizo que yo no pudiera resistirme a participar jejeje
Fuimos 63 participantes y durante todo el verano nos dedicamos a tejer nuestros ositos según los gustos y las pistas que teníamos en la ficha de la persona que nos había tocado.

En mi caso, fue un swap bastante movido y los dos ositos, tanto el que recibí como el que mandé vivieron toda una odisea...
El que recibí, que venía certificado, llegó en plena tormenta. El papel de la dirección se emborronó con el agua y mi cartero lo dejó en otra casa al final de mi calle... Mi vecina lo cogió sin pensarlo creyendo que era un regalo para su futuro nieto ¡Menos mal que venía con su cartita de presentación! Y la buena mujer y su hija decidieron ponerse en contacto con el remitente y preguntarle a quién se lo había mandado...
¡Ya os podéis imaginar la cara que se me quedó cuando tocaron a mi puerta a los días con el paquete abierto y me contaron toda la historia! Eso sí, todo venía en condiciones y yo no me cansaré de darles las gracias porque no todo el mundo lo hubiera devuelto...
Y yo me habría quedado sin disfrutar de esta cucada de osito que me mandó Juan de Los hice yo. ¡Es absolutamente precioso! Con esa carita de no haber roto un plato, tan bien tejido y montado, con sus brazos y sus piernas móviles ¡Y oliendo a gominola!
Y es que aunque en el Teddycambio no había que mandar nada más que el osito, Juan quiso que no viniera solo y en su cajita, además de una cartita de presentación genial, me mandó tres madejitas para bordar en rojo, naranja y celeste (mis tres colores preferidos), unas gominolas que desaparecieron al instante y unos cuelgamóviles y marcadores.
La verdad es que me hizo todo mucha ilusión (El osito lo tengo puesto en una de mis estanterias con lanas, junto al conejito pirata de La Princesita y creo que han hecho muy buenas migas jijiji) y aunque yo ya tengo claro y asumido que el sector masculino teje y muy bien, siempre es un placer conocer a alguien como Juan. ¡No dejéis de visitar su blog! ¡Os va a encantar todo lo que hace!

A mí, por mi parte, me tocó mandarle osito a Beatriz y como a ella le gustaba mucho el azul y la repostería me atreví a hacerle una osita pastelera ^^
Yo tampoco quise que viajara sola, así que la acompañé de un rico cupcake de leche merengada y un broche de gallicorazón de ganchillo en morado, que era otro de los colores que le gustaba a ella.
Perooooooo... mi osita tampoco tuvo mucha suerte en su viaje... Y fue y volvió a los 14 días... Beatriz se había cambiado de dirección y se le olvidó notificarlo así que después de varios e-mails y ponernos de acuerdo con el envio, casi un mes y pico después la pequeña repostera llegó a su destino. La verdad es que me dió un poco de penita tener que romper la sorpresa y contactar con Beatriz para saber qué había pasado, pero cuando ella recibió por fin la osita se puso muy contenta y le gustó mucho ¡Y eso al fin y al cabo era lo más importante!

Espero que os haya gustado, un poco tardío ¡Lo sé! Pero ya sabéis que siempre ando superliada ^^U
Y antes de despedirme aprovecho para volver a darle las gracias a Silvia por haber organizado este swap tan chulo ¡Muchos besitos y Feliz finde!

3 comentarios:

  1. tus vecinas se merecen un beso, un abrazo y la cruz de Isabe la Católica al Mérito Civil...yo soy una tonta de esas que se encuentra un bolso y mueve cielo y tierra para devolverlo, etc, me aegra ver que hay mas gente asi.

    Preccioso tu osito, el que mandaste (como todos los que haces) y el que recibiste, que monada...y huele a gominola? perfecto!

    ResponderEliminar
  2. Preciosos los dos ositos y las historias. Yo también participé, envié mi osito y me quedé con cara de tonta esperando el mío... esperé y esperé, pero no llegó... fue mi primer intercambio y no pude quedar más desilusionada...

    Besos,

    Laura.

    ResponderEliminar
  3. Ohhh, tanto el oso que recibiste como tu osita pastelera son auténticas cucadas, ¡y con historia! no se puede negar que esos osos han visto mundo XDD.

    Fue una iniciativa genial. Yo envié mi oso con mucho retraso y su destinataria desapareció en combate justo el día que le avisé del envio :( alguien recogió el paquete según la web de Correos pero nunca más supe nada, una pena.

    ResponderEliminar