Work in progress: Así ovillaba, así, así...

Este fin de semana lo he aprovechado para ordenar mis lanas.
Tenía varias madejas grandes aún sin ovillar de mis dos visitas a un lugar espectacular que hay en c/ Molinos, Hilados Luque, y del que pudistéis ver algunas fotos por Instagram.



¡Es un paraíso! Desde que entras no sabes dónde mirar, sólo ves estanterías llenas de madejas ordenadas por colores, bobinas de yute, algodón, fibras... Lo quieres todo, todito, pero no sabes por dónde empezar a coger. Se te olvidan tus prioridades y la lista que traías, y paseas medio mareada entre tanto color, tocando, oliendo, pensando... Y pequé, ¡pequé mucho!





Además de pecar, también aprendí algunas cosas muy interesantes porque el dueño es un hombre que lleva la lana en la sangre y me explicó, por ejemplo, que lo que yo siempre había pensado que era una madeja en realidad se le llama mazo y que madeja se le llama cuando está sin torcer. Incluso me dió toda una lección de cómo torcer y destorcer para poder devanar bien y algún que otro truco para ovillar.
La última vez fui con Fios e Las y se ofreció a dejarme su ovilladora y devanadora. Para mí es algo muy nuevo porque hasta ahora había ovillado a mano, con ayuda de una silla o del Sr. Fotógrafo, como se lo había visto hacer muchas veces a mi tía y a mi abuela. Lo malo de ovillar así es que tardas un montón y encima es un horror colocar las "pelotas" en las estanterías ¡y ni pienses en colocar unas sobre otras!
No tardé nada en montarlo todo y ponerme manos a la obra. Es un proceso muy sencillo, relajante y casi hipnótico...
 
 ¡Y divertido! Enseguida ya tenía a Rocío encima pidiéndome que la dejara a ella también ^^
En un plis plás, lo dejamos todo ovillado y bien ordenadito, y ahora sí que puedo colocar mis lanas sin problemas. Ha sido uan experiencia tan grata que ahora tengo mono de ovillar y reovillar ¡Voy a tener seriamente que pensarme el comprarme una devanadora y una ovilladora!

Aún así, he dejado algunas lanas e hilados "especiales" en madejas y mazos, porque me gusta también verlas tal cual en las cestitas y sentir ese pellizquito de emoción cómo cuando las vi por primera vez jejeje ¡¿Qué le vamos a hacer?! ¡Soy un caso perdido!

¡Feliz martes a todos!
 

12 comentarios:

  1. Adore la calidad de esa lana, es increible. Me gustaria ir ahi y llevarme una de cada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo esa es la sensación cuando entras! Y luego cuando sales siempre quieres volver a por más jajaja Besitos!

      Eliminar
  2. Caray que paraiso de las lanas!
    Yo sería feliz en un paraiso de las platas (la vena de orfebrería al final es irremediable, ya se sabe, jaja)
    Y la ovilladora es una autentica pasada :D
    Waru-besos!
    http://twaruwaru.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje Seguro que ese paraíso también existe ^^ Besitos!

      Eliminar
  3. Yo recuerdo ayudar a mi abuela, jejeje
    me estoy haciendo adicta a muuchas cosas y las lanas son una d ellas....ayyyyy m vuelvo loca oliendolas :))))
    M encantaria ir alli contigo
    Kiero una ovilladora!!!! ♡♡♡
    Miles d besicos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bieeeeen! Vivan las lanas! :D Vente guapa! Ya sabes que aquí tienes casa jijiji Besicos!

      Eliminar
  4. Yo recuerdo ayudar a mi abuela, jejeje
    me estoy haciendo adicta a muuchas cosas y las lanas son una d ellas....ayyyyy m vuelvo loca oliendolas :))))
    M encantaria ir alli contigo
    Kiero una ovilladora!!!! ♡♡♡
    Miles d besicos!!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Ayyyyyy yo también quiero ovillar!!! y yo también quiero ir a esa tienda, he sentido tu emoción, gracias por explicárnoslo!!!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la tienda es para quedarse a vivir allí jajaja Anímate a ovillar, es super relajante! Luego querrás tenerlo todo así ;D Besitos!

      Eliminar