Vincent Gumoso

Todo empezó el día que tejí un oso amigurumi.
Así fue cómo volví al ganchillo, cómo me enamoré de la lana y cómo me olvidé de pintar.
A veces dibujo algo, pero no como antes. Me levantaba y me acostaba con el lápiz en la mano, como ahora hace Rocío. Pero tejer me comió las ganas...
No hace mucho, a medio nacer un gumoso, vi de refilón el cajón donde guardo las acuarelas y me entró el gusanillo. Estuve garabateando un rato, divertida, y cuando me cansé volví a las agujas.
Entonces lo supe... Lo supe en cuanto le bordé su nariz pelirroja.
Lo miré a los ojos y supe que había tejido a un artista. De esos artistas locuelos, que se pierden en sus lienzos y sus acuarelas, reinterpretando el mundo a su manera. Pintor de sonrisas.
Y me puse de nuevo a pintar para él. Decenas de florecillas, pequeñas, de 4 o 5 pétalos... Lo llené todo con ellas, hasta su pajarita. Y me miró satisfecho.
Aquella tarde lo llamé Vincent, por aquel otro pintor locuelo que tanto me gusta. 
Vincent Gumoso.

Disponible en Artesanio y Dawanda

9 comentarios:

  1. Es precioso y te quedan tan bonitos,.me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Es una dulzura, me encanta!!! Y las florecillas que has dibujado también :))) Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Ay!!!! Está precioso Vincent, me encanta, y en especial por el significado que tiene. Así es como un detalle explota de repente en la mente despertando sensaciones.

    ResponderEliminar
  4. Pero qué preciosidad!! es súper dulce! y el dibujo de acuarela me encanta, parece pintado para mi.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Ayyyyy que bonito, no dejes de pintar!!!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta tu creatividad! ¯\_(ツ)_/¯

    ResponderEliminar