Crecer

Ojalá existiera el País de Nunca Jamás.
Y pudieramos ir a visitarlo de vez en cuando, en sueños, y no crecer tan rápido como crecemos...

Cerrar los ojos y volver a tener de nuevo 5, 6 o 7 años.
Yo volvería a coger lagartijas y a jugar al escondite, a adorar el verano y los charcos. Lo primero que haría sería saltar en la cama, mucho rato, muy alto. Que lo más difícil del mundo fueran las sumas con llevada y lo más fácil tirarse de boca en el tobogán. Ser la primera corriendo o tener un amigo con sólo pedirselo...



Siempre tenemos prisa por crecer, por ser mayores...
Ayer os decía que en Mayo los niños crecen, y mucho. Yo lo noto.
Lo noto en sus caritas cuando de un día para otro ya no tienen esos rasgos regordetes de bebé. Lo noto en su voz, en sus juegos, en las cosas que quieren ya hacer solas, en las decisiones que quieren tomar sin consultar porque ellas ya saben, en sus conversaciones, en sus miedos...
Hace unos días, hicimos estas fotos con Rocío para enseñaros las nuevas konejitas de 25 cm, un tamaño menor que muchos nos habíais pedido, y es cuando te das cuenta de que crecen. De un mes a otro. Cómo si las ganas les pudieran...
¿Recordáis estas manos, hace casi 2 años cuando sujetaban otra konejita más grande? No sé si es por el tiempo que ha pasado, o porque esta konejita es más pequeña... Pero yo lo noto y se me coge un nudillo en la garganta jejeje
Ellos crecen, sí... Aún así, la mayoría del tiempo siguen siendo niños. Aún...

(La Konejita Malva estará muy pronto disponible en Artesanio pero si no puedes esperar a tenerla, escribeme a gallimelma@gmail.com ¡que en los otros colores ya nos han volado! jejeje)

12 comentarios:

  1. Tienes toda la razón!!! También me había fijado! Crecen en todos los sentidos, fisico-mental.
    Yo quizá este cambio no lo había asociado a mayo concretamente sino al buen tiempo, al verano. De hecho una de las cosas que esta comprobadisima es que les crece el pie. Todos los años por estas fechas tengo que comprar un número más de calzado jeje.
    Es alucinante.
    Besines

    ResponderEliminar
  2. Que razon tienes, yo lo noto un monton en mis sobris, el tiempo pasa en un suspiro, solo nos queda vivir con la misma intensidad con la que pasa!
    Muchos besos!
    Nika

    ResponderEliminar
  3. Piękny królik. Taki przytulaśny

    ResponderEliminar
  4. très mignon j' adore jolie réalisation bravo biz

    ResponderEliminar
  5. Bonita reflexión!! Me ha gustado mucho el post, y la konejita!!!!

    Saludos
    setratadeviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Sí que pasa rápido el tiempo, sí. Seguro que si tienes hijos debes notarlo mucho más. Verlos crecer, cambiar, sus manitas, sus caras… y debe ser imposible no sentir nostalgia. Tienes unas niñas preciosas (acabo de ver a tu otra peque en Instagram y es tan bonita también). Y la conejita te ha quedado taaaan tierna ^_^

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que tienes mucha razón: crecen y crecen y crecen,... ¡Qué bonito lo cuentas! Parece que no te da el tiempo para aprovechar cuando son pequeños.
    La konejita es preciosa, sea grande o pequeña. ¡Mua!

    ResponderEliminar
  8. Cuanta razón tienes! No somos conscientes de lo rápido que pasa el tiempo hasta que vemos que rápido crecen nuestros pequeñines.
    La conejita es adorable, da igual el tamaño.
    Besos!!!
    El búho de Lunares

    ResponderEliminar
  9. Si es que el tiempo pasa volando, yo me doy cuenta cuando veo a mis sobrinos...
    Qué bonita tu niña, y que preciosa la konejita :) Besos!

    ResponderEliminar
  10. Hola Melma, he descubierto tu blog trasteando por ahí y me quedo, con tu permiso, porque me encanta todas las preciosas cositas que haces.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. hola!! es la primera vez que vengo a tu casita y me senti muy comoda je,muy entretenido y tejes hermoso..
    es cierto lo increiblemente que crecen los peques...
    un besito y quedo por aqui..

    ResponderEliminar
  12. Qué conejita tan preciosa, dan ganas de achucharla

    ResponderEliminar