Los Babys también son fríoleros pero igual de achuchables

Creíamos que no llegaría el invierno... pero todo llega. 
Aún falta una semana y ya hace días que no nos faltan los cuellos, los gorros y los guantes para ir al cole.
Yo soy niña de invierno, sí, y prefiero el frío al calor, sí... ¡Pero soy muy fríolera también!

Los Babys que nacen en invierno no son menos fríoleros que los que nacen en verano ¡aunque sean pingüinos!
 
También les gusta acurrucarse en el brasero, bajo la manta y no salir a la calle si no es necesario.
También les gustan los calcetines mullidos y las bufandas largas con las que darte 4 vueltas en el cuello.
También les gusta el chocolate calentito y un pijama de franela cuando cae la tarde.
También, también...
Pero quizás, porque son de invierno como yo, adoran ver llover y soplar el viento frío que corta.
O jugar en la nieve un ratito, el justo para hacer un muñeco de nieve y que el agua congelada no llegue a empapar del todo los guantes.
Los Babys son Babys siempre. Igual de achuchables, de tiernos y de divertidos.
Como los más pequeños de la casa, a los que acompañan.
El invierno tiene muchas cosas buenas.
Y si eres un Baby pingüino muchas más, ¡seas o no fríolero!

4 comentarios: