Así nos lo pasamos en el taller "Amigurumi para todos"

Un taller de amigurumi debe de empezar y acabar con expectación.

Las 4 horas que dura un monográfico deben parecer lo bastante largas para aprender, reflexionar, compartir, tejer y enamorarse locamente de los amigurumis, y lo suficientemente cortas para no querer que se acabe, desear repetir y llegar a casa con la necesidad seguir tejiendo. 

Así lo vivimos en "Amigurumi para todos"





4 horas llenas de experiencias, de trucos y consejos, de risas, de preguntas sobre materiales, de dudas sobre técnicas avanzadas, de miedos cuando el anillo mágico no sale...

Hubo quien sabía, quien dominaba, quien buscaba más, quien nunca había cogido una aguja... Y todos disfrutaron ¡Yo la primera! ¡Enseñar es algo tan maravilloso!

No me gusta dar un taller rápido, con prisas, súper programado y lleno de gente a la que sólo puedes dedicarle los 5 minutos rigurosos del médico.
No me gusta enseñar que esto se hace así y se hace así y no hay más. No quería llevar un patrón y tejerlo como autómatas...






Aprender no debe ser nunca una carrera de velocidad, sino una de fondo.

Es muy enriquecedor para todos. Cada uno a su ritmo, disfrutando de tejer, sin miedo a deshacer o a experimentar. Los niveles no son un problema, porque no hay unos límites de "hacemos esto" o "esto te lo enseño en otro taller"...

Aprender a hacer anillo mágico, jugar con los aumentos, realizar puntos de ganchillo nuevos que ayudan a conseguir texturas, hablar de libros de amigurumi o compartir blogs, tiendas o diseñadores que nos encantan... Esa mezcla heterogénea entre el inicio de algo y la pasión del que ya teje.



No tienes que llevarte el proyecto terminado.
Tienes que abrir la mente y tomar conciencia de cómo se teje y porqué.
Muchas veces tienes que parar de tejer y escuchar, fijarte en el de al lado, comentar tus logros y tus dificultades, disfrutar del momento y vivir esa magia que se crea al tejer juntos. 





"Amigurumi para todos" es un taller de los que me gustan, por los que he apostado y seguiré apostando porque creo firmemente que no se puede enseñar con prisas y que cada uno debe ir a su ritmo y a su manera.


Pero, como siempre, esto no es posible sin vosotros!
He tenido las mejores alumnas del mundo
Y estoy súper feliz con ellas y sus avances y de que me dejaran enseñarles un poquito de mi amor por los amigurumis.

¡Mil gracias a todas por hacerme tan fácil el poder compatir lo que sé!
¡Y gracias a Nuria de Papel Magic por haberme abierto las puertas de su maravillosa tienda para poder hacerlo! 

¡Repetimos en breve! ¡Estad atentos!

6 comentarios:

  1. Gracias a ti por hacernos pasar un rato tan agradable y enseñarnos lo que sabes. Sin duda repetiré. Eres un encanto y muy buena maestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aiiiiis!! Vosotras sí que fuistéis un encanto! Qué bien lo pasamos! :D

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. A veces me gustaría tener un teletransportador casero jajajaja Sería genial! *^_^*

      Eliminar
  3. Se nota que os lo pasasteis genial! Qué agradable pasar unas horas aprendiendo y compartiendo conocimientos con otras apasionadas del ganchillo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii! Los talleres en los que además de aprender compartes son los mejores! <3

      Eliminar