2 puntos de ganchillo para conseguir relieve en los amigurumis

Una de las cosas que más me gusta es dar textura a los amigurumis.
La textura permite que el tejido no se vea plano, sino que adquiera relieve y se convierta en una superficie irregular que puede ser muy agradable visualmente y al tacto.

Yo soy de tocar. Me encanta sentir en la yema de los dedos los puntos y percibir no sólo el material sino también el trabajo tejido que conllevan.

En el tema de los amigurumis poder aportar relieve en determinadas partes del muñeco nos facilita el conseguir efectos muy bonitos a la hora de hacer pelo, pelaje, ropa o incluso simular algunas partes del cuerpo como dedos, nariz u orejas que de otra manera habría que tejer aparte.


Centrándonos sólo en tejer, existen muchos puntos y combinaciones de estos que permiten conseguir texturas increíbles.
Realmente cualquier punto compuesto de ganchillo podría usarse en amigurumi siempre y cuando sea compacto y el relleno no salga por los huecos entre puntos. 

Hoy he querido recoger en esta entrada dos de los que yo más uso y me gustan:

- Punto Puff (Puff Stitch): 
Si hay algo que me desespere y me líe es la cantidad de nombres que hay para esta clase de puntos texturizados. Hay una gran confusión entre ellos, que si punto piña, que si punto garbanzo, que si punto popcorn... Unos los nombran de una manera y otros al revés...

Para mí el punto Puff es el punto Piña de medias varetas (No lo digo yo, lo dice el libro de "500 labores de ganchillo" de Blume que de tantos quebraderos de cabeza me ha sacado). También lo llaman punto Garbanzo.
Es el que se hace pasando varias veces lazada por el mismo punto sin terminar los puntos altos, como indica la foto:

(fuente de la foto: http://fanticgirl.blogspot.com.es/2014/03/el-ultimo-cuello-de-ganchillo-punto.html)

Este punto permite obtener una burbuja, un bodoque, de textura suave e hinchada.
Hay muchos tutoriales y videos en la red pero a mí me gusta cómo se entiende en los gráficos de Mundocrochet.com












Se puede realizar tanto haciendo 3, 4 o 5 puntos en el mismo antes de pasar la hebra final por todos. En función de ello se verá más o menos hinchado.

Es un punto que a mí me gusta mucho para pequeños abultamientos en el tejido, haciéndolo de manera aislada y puntual, como para hacer dedos, pequeñas orejas, narices...
De esa manera no hay que bordarlos ni tejer pequeñas piezas que luego son un horror para coserlas.

También permite obtener un relieve abultado, con burbujas, que puede usarse para hacer pelos rizados  cortos o el cuerpo lanudo de una oveja por ejemplo.

- Punto "Nudos": 
En verdad no es un punto propiamente dicho ya que no se realiza en un sólo punto, sino que es una combinación de dos a lo largo del tejido.


(Foto del libro "500 labores de ganchillo" de Blume)
Consiste en intercalar una vuelta de punto bajo con una segunda vuelta en la que alternamos punto bajo y punto alto.  

La textura se consigue debido a la diferencia de altura de un punto y otro. El punto alto se enrolla sobre sí mismo al hacer el punto bajo siguiente y se obtiene un efecto de "nudo".
Gracias a eso el tejido se vuelve compacto y el relleno no se sale entre los puntos como ocurriría si tejiésemos sólo punto alto.







Es muy socorrido para hacer pelos cortos y para texturizar la ropa de los amigurumis como jerséis o gorros.
Su efecto es mucho más leve que el que podemos obtener con el punto puff, y no os aconsejo usarlo de manera puntual porque no se aprecia.
Es justo la combinación de las dos vueltas lo que consigue que el relieve se aprecie por lo que es mucho más vistoso cuánto más superficie tejamos con él.

Esto ocurre normalmente con casi todos los puntos texturizamos.
Es decir, no llegaremos a apreciar correctamente el dibujo que forman hasta que no hayamos tejido un buen trozo, así que no los uséis en piezas pequeñas o estrechas.

Otro consejo es que evitéis los cambios de color y las rayas cuando tejáis texturas. Eso confunde y difumina el efecto que queremos conseguir. Es mejor usarlos sólo en piezas de un sólo color y con hilados de colores sólidos.

Teniendo en cuenta estos pequeños detalles, ambos puntos ayudan a liberarnos de esa homogeneidad tan característica del punto bajo y nos permiten experimentar y crear amigurumis avanzados dotándolos de una ligera y suave textura que los hace muy atractivos.

¿Y vosotros? ¿Usáis otro tipo de puntos para vuestros amigurumis?



3 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo y muy claras tus fotos, se ve todo perfectamente.

    ResponderEliminar
  2. Que interesante. Yo uso el punto popcorn, que es un poquito diferente al Bodoque para hacer mejillas rellenitas en mis amigurumis. Queda súper graciosos!
    Creo que cuando aprendemos a hacer los amigurumis con sus combinaciones de colores y sus formas, la textura se vuelve otro recurso para hacerlos más creativos!!
    Interesantísimo post!

    ResponderEliminar
  3. Que linda y útil entrada. No conocía el punto nudos, lo voy a tener que probar.
    Gracias.
    Flavia
    http://puntoperdido.blogspot.com

    ResponderEliminar