Work in progress: De ovillos y nudos y tejer para ser feliz

A veces la vida es como un ovillo enredado.
De esos que al sacar de la cesta se ha desliado y anudado entre sí y cuánto más tiras más se anuda... y te agobias y te dan ganas de coger las tijeras y cortar por lo sano.

Entonces te acuerdas de lo mucho que te gustaba ese ovillo o de lo caro que te había costado o de quién te lo regaló o de las mil cosas que podías hacer con él y que si cortas igual te falta...
Y te pasas la tarde suspirando y desliando, desliando y rabiando, poniendo los ojos en blanco, desesperando, volviendo a desliar, hasta que por fin lo ovillas por completo de nuevo.
Así justo, es a veces la vida.

Ella, mi abuela, se fue hace un año y ese ovillo se quedó desliado y anudado mucho tiempo. Enredó mis ganas de tejer, mis proyectos, mis objetivos y perspectivas, mis ilusiones, y lo dejé así en la cesta, como si alguien pudiera hacerlo por mí o incluso esperando que se desliara solo, porque no podía despedirme aún.

Pero los ovillos así se ven por encima de los demás, todos los días. Y un día tuve que sentarme y echar la tarde (una, dos, cinco, diez, cien...) y con paciencia ir quitando nudo tras nudo y ovillarlo de nuevo.

Es curioso pero cuando conseguí terminar me dí cuenta de que la misión de cualquier ovillo no es permanecer impoluto en la cesta de labores, sino que tejas algo con él y lo transformes en algo único y hecho con cariño.

Hay cierta magia en eso.
Una magia satisfactoria que te hace sonreír mientras tejes y lo imaginas acabado.
Por eso estos días he estado más ausente. Ando tejiendo, sonriendo, imaginando, bocetando, haciendo patrones... buscándole esa misión al ovillo de mi abuela, el de mi pasión por el ganchillo, el de Gallimelmas e Imaginancias.
Porque no quiero que vuelva a la cesta.
Quiero que mi amor por ella y por las agujas se transforme en algo que cuando lo mire me haga feliz.

Los ovillos se enredan de no usarlos.
Recordadlo.
Y tejed 

20 comentarios:

  1. Tienes tanto arte para las letras como para el ganchillo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito escribes Melma!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo ahora ando desenredando mi vida profesional e intentando darla otra forma, completamente distinta, más bonita. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  4. Yo ahora ando desenredando mi vida profesional e intentando darla otra forma, completamente distinta, más bonita. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo! Los ovillos enredados no son tan terribles, al final se consigue volver a liarlos y seguro que con él tejes algo bien bonito! *^_^*

      Eliminar
  5. Que linda entrada. Yo perdí físicamente a mi papá hace unos meses. Espero poder "desenredar" su ovillo, transformarlo en algo nuevo y único y poder sonreir y disfrutarlo. Difícil tarea, pero en algún momento hay que poner manos a la obra.
    Gracias!!!!!!!
    Flavia
    http://puntoperdido.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Flavia, cuánto lo siento! Es una tarea muy dura... y hay que disfrutarla como las demás, sonriendo y llorando y pataleando y encontrando su lugar en nosotros. No te metas prisa, estoy segura de que lo transformarás en algo hermoso :) Un besazo!

      Eliminar
  6. Por la mañana no suelo leer, paso rapido por las pàginas por si veo algun proyecto interesante, pero no se como me he parado en tu post y no solo me ha gustado sino que me ha llegado a emocionar. Un buen comienzo para el duro dia que me espera. Gracias Melma!

    ResponderEliminar
  7. Que bonito! Seguro que saldrá algo muy especial :) y me encanta la frase final!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Mucho corazón tendrá seguro ^^

      Eliminar
  8. Precioso! Seguro que sale algo fantástico con ese ovillo!

    ResponderEliminar
  9. Qué bonitas palabras!! Seguro que dicho proyecto saldrá precioso. :)

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa!
    Que inspiradora eres, escribes genial!
    Yo ahora mismo ando desenredando el nudo de mis hilos para ver como hacer mi propio blog y compartir mis conocimientos, pasión y amor por el tema. Soy una autodidacta, desde los trece años me decían, la abuelita, porque andaba teje que teje...
    En estos días, aprendiendo de este tema de blog y redes he estado pensando, ¿por dónde empezar? ¿de qué escribir en un principio?
    Por eso estoy agradecida de leerte. Me has mostrado que no hay que enredar los pensamientos como los hilos, sino empezar por una punta y pacientemente (creo que los que tejemos sabemos de paciencia) seguir desenredando, conectándonos con el corazón que ya saldrá lo apropiado. Como cuando tomas uno o varios preciosos ovillos los acaricias, los miras y remiras y de pronto ahí está, ya sabes cuál será la vida que tomará.
    Un abrazo
    Giovanna, de enanitodemicasa

    ResponderEliminar
  11. Como puedo recibir tus notas por hotmail

    ResponderEliminar
  12. Como puedo recibir tus notas por hotmail

    ResponderEliminar