En el tallercito: El proceso de creación

 No voy a engañarte. Crear no es fácil.

No es cuestión de sacar un ratito a solas, ponerte musiquita agradable, un té calentito, salirte a la terraza y pensar que te van a salir las ideas como churros.
Así no funciona. Así no me funciona a mí, ni a nadie.
Lo primero que va a pasarte es que te vas a quedar en blanco, delante del papel, dándole vueltas al lápiz. Lo segundo será que intentarás forzarte a dibujar algo o a pensar en algo, y te quemarás a ti mismo. 
__________________________________________________________________________
La inspiración viene cuando ella quiere 
y normalmente es cuando menos tiempo puedes dedicarle
__________________________________________________________________________ 

Ya os hablé aquí de las libretas de ideas. Yo llevo siempre 2 conmigo por si acaso, porque ya me conozco y sé que las mejores ocurrencias me vendrán cuando menos lo espere. 
¡Alguna vez cuando más prisa llevaba tuve que parar en una cafetería y pedir un café y un boli y dibujar o escribir rápidamente en cualquier parte! ¡La de servilletas garabateadas que conservo así!  

Con la idea ya anotada siempre puedes volver a ella. Y es entonces cuando sacas ese ratito, ese té y los lápices.





Siempre digo lo de "del papel a la aguja", pero es así.
Una vez dibujada la idea, toca tejer. Así es como nacen los diseños.

Mi mesa es caótica a menudo y cuando creo más. Se mezclan los lápices de colores con las lanas y las agujas.



Tejer y destejer.
También hay que tirar de la hebra y empezar de nuevo, sin miedo.
______________________________________________________
Se teje mejor desbaratando, 
se entienden mejor los porqués, 
se interiorizan mejor los conocimientos
____________________________________________

Crear un patrón o un diseño tiene todo de "prueba y error". Para conseguir lo que imaginamos hay que volver atrás varias veces, pero seguir siempre adelante.

Aunque desesperes, aunque no te salga, aunque quieras verlo acabado ya...
No es algo que puedas forzar, a veces simplemente no sale ¡Y hay también que dejarlo a medias y ponerse a otra cosa! Y volver a ello en otro momento.



Y experimentar. Probar puntos nuevos, trabajar con ellos...
Hay que probarlo todo, hay que aplicarlo, hay que estudiarlo y conocerlo.

Me gusta tejer añadiendo en cada parte algo de lo que he aprendido, de lo que he descubierto. Como un avance continuo.

No te quedes en lo básico. ¡Juega! Tejer también es eso, un juego. Cuando lo afrontas así te diviertes, y si te diviertes te salen mejor las cosas.
Los diseños que más amo fueron producto de una tarde de risas.



Y cuando ya lo tengo, toca llevarlo a mi estilo.
¡Qué difícil parece eso! Pero no lo es. El estilo es uno mismo.
Como yo lo veo y lo siento. Lo que me nace de dentro. Hay que saber escucharse.

Ahí es donde cada patrón, cada diseño, se hace único.
En los detalles, en cada punto, en el comienzo y en el final.

¿Y vosotros? ¿Cómo es vuestro proceso de creación?

8 comentarios:

  1. ¡Encantador escrito! Como tus creaciones. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Pues bastante parecido, Mel. Las ideas se me suelen ocurrir andando o por la noche, en la cama. Suelo apuntarlo todo en el teléfono o en una libreta. Luego vienen los dibujos y luego la adaptación a la aguja. Totalmente de acuerdo en el tejer y el destejer!

    ResponderEliminar
  3. Que dulzura tus palabras...dan inspiracion...exitos eternos

    ResponderEliminar
  4. Que dulzura tus palabras...dan inspiracion...exitos eternos

    ResponderEliminar
  5. Cuanta inspiración en tus palabras..ME ENCANTA!

    ResponderEliminar
  6. Dios te bendiga y sigas creando y compartiendo todo esto maravilloso que sale de tu mente y buen corazón!! Abrazo grande

    ResponderEliminar
  7. Así es. No es nada fácil crear pero, la satisfacción, alegría y orgullo que da después de todo el proceso, es brutal!!! Me encanta todo lo que haces guapa! ������

    ResponderEliminar