5 Tips para darle movilidad a tus amigurumis con limpiapipas

Llamádme Geppetto, pero yo también he querido a veces que mis amigurumis cobraran vida.
No en plan de correr y saltar, pero un poco de movilidad y expresión se agradece...
Que sí, que son muñecos de ganchillo, pero no por eso tienen que ser totalmente estáticos.
Estoy segura de que a ti también te gusta imaginar escenas y situaciones en las que ellos sean los protagonistas y puedan agarrar cosas, o poner posturitas.

Pues una solución muy sencilla y efectiva es usar limpiapipas, escobillones, chenillas... ¡Llámalos como quieras!
Estos alambres "peludos" son muy flexibles y moldeables, y te permitirán que tus amigurumis puedan adoptar algunas de las posturas que siempre soñaste.
No   creo que a estas alturas vaya a desvelarte ningún misterio y seguro que ya los has usado alguna vez ¡Pero quién sabe!

Quizás lo que más me gusta es que son bastante fáciles de usar, ¡sólo tienes que introducirlos dentro de la pieza que quieres que pueda moldearse a tu antojo y listo!
Aunque estos 5 Tips no te vendrán nada mal para que el resultado final sea perfecto:

1) Introdúcelos junto con el relleno o sustituyéndolo. 
Mira antes de lanzarte a la acción.
Por si no lo habías pensado los pelitos del limpiapipas le confieren ya de por si un grosor que podemos usar de relleno.

Así que si tu pieza es estrecha no tendrás que rellenar y el mismo limpiapipas hará esa función.
Pero si tiene un grosor más grande deberás rellenar primero y luego introducirlo lo más centrado posible. Así equilibrarás la flexibilidad de la pieza.

2) Úsalos individualmente en las extremidades.
No te hace falta ser ingeniero para hacer que tu amigurumi mueva los brazos y las piernas.
¡Olvídate de currarte un cacho de estructura de limpiapipas que conecte un brazo con otro, o una pierna con otra!

Úsalos de manera individual, así evitarás que el limpiapipas se vaya más hacia un lado o hacia otro.
Además, esto te va a permitir que puedas sustituirlos más fácilmente si en algún momento tienes que reemplazar alguno por el uso.

3) Aumenta el grosor en las piezas grandes
No pretendas que un escuálido limpiapipas te dé movimiento en una pieza grande, es absurdo.
Su función se perderá y quedará inutilizado en mayor o menor medida por la cantidad de relleno que lo rodea.

Si  tienes pensado darle movilidad a una parte con un grosor considerable tendrás que aumentar también el grosor del limpiapipas.
Puedes hacerlo comprando grosores más grandes o enrollando varios limpiapipas juntos.

4) Cuidado con las extremidades largas 
Ser muy flexible también significa ser enclenque.
Y los limpiapias suelen serlo, se doblan y se deforman con facilidad.

Aquí es donde nos encontramos con un problema en las piezas largas.
El limpiapipas tienden a no soportar el peso del tejido a lo largo de su fina longitud y cuesta mucho trabajo que pueda aguantar en equilibrio la pieza.

La mejor opción es ponerlo doble, de esa manera conseguiremos que la pieza tenga más fuerza para mantener ciertas posturas.

5) Acuérdate de doblar los extremos antes de rellenar.
¡Te prometo que algo tan tonto te va a evitar muchos pinchazos!
Además por supuesto de que acabe asomando el extremo del alambre por entre los puntos...

Tómate tu tiempo cuando cortes los limpiapipas y deja un pequeño margen a ambos lados para doblar la punta. ¡Puedes hacerlo incluso con la mano!
Pero asegúrate de que lo has hecho para no llevarte luego sorpresas.

Usar limpiapipas es una manera divertida de jugar con los amigurumis, gracias a que se pueden doblar, enrollar, cortar, pegar...


Además los hay de muchos colores, son baratos y se pueden comprar en casi cualquier parte (tiendas de manualidades, papelerías, chinos, online...)

¿Y tú? ¿Los usas? ¿Te lo has planteado alguna vez?
____________________________________________________
Si te ha gustado este truco/consejo y te gustaría ver más ¡Participa! 
Déjame un comentario con eso que tanto se te resiste y ayuda a que aprendamos todos.

También puedes compartirlo en redes sociales usando el hashtag #tipsamigurumisgallimelmas
____________________________________________________

12 comentarios:

  1. Un post genial! Yo los uso también para las colas: de gato, de mono...

    ResponderEliminar
  2. Buenisimo! Yo tambien los uso, antes de doblarlos y entollarlos para q se hagan dobles le pongo relleno en la punta, y tambien los envuelvo un poco en relleno cuando la pieza lo permite! Gracias por tus consejos!

    ResponderEliminar
  3. Nunca los he utilizado! Comparto con permiso! Besososos!!

    ResponderEliminar
  4. Pues no los había usado, pero tomo nota. ¡Mil gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Nunca se me había ocurrido. Usaba alambre que es un engorro... Genial!!!

    ResponderEliminar
  6. Nunca usé limpiapipas para los amigurumis (ni para nada, no tengo ni idea dónde los venden por acá).
    Lo voy a probar. Gracias por los consejos!!!
    Saludos desde Buenos Aires.
    Flavia
    http://puntoperdido.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainss...no se que pasó al enviar el comentario...repito..que muchas gracias por tus ideas tan geniales.
      Yo no lo he usado, pero pienso probar estos alambres.
      Besos.

      Eliminar